Archivo

Archivo para junio, 2010

Cómo Lidian con el Bajo Desempeño los Buenos Gerentes

Jueves, 24 de junio de 2010 Sin comentarios

En el artículo pasado expuse cómo se comportan los malos gerentes ante situaciones de bajo desempeño de sus empleados.


 

buenjefe Vimos cómo es que, en la mayor parte de los casos, por cobardía no se atreven a enfrentar a aquéllos elementos que no están rindiendo lo necesario en la empresa.

Ahora, les muestro qué es lo que debe hacer un Líder Humano y Efectivo para tratar con este tipo de personas. Como he dicho, aplicar conceptos de Coaching Ejecutivo hará la diferencia.

  1. Defina objetivos específicos. Para poder hacer una crítica del trabajo de alguien, es necesario que esta persona sepa exactamente qué era lo que se esperaba de él. Recuerde que no se puede leer la mente, así que no espere que alguien se comporte como usted desea si no se lo dice.
  2. Evalúe objetivamente. Ser totalmente objetivo es difícil, sin embargo, si están bien establecidos los parámetros de cumplimiento se puede fácilmente decir qué se cumplió y qué no.
  3. Hable a tiempo. No se debe esperar hasta que la situación no tenga remedio o se haya caído muy profundo en algún círculo vicioso. Procure tomar acción en cuanto detecte alguna anomalía en el comportamiento.
  4. Interésese en la persona. Antes de regañar o exigir cuentas, pregunte a la persona su punto de vista. Haga preguntas inteligentes y poderosas: “He notado que tu desempeño a variado en los últimos días, ¿hay algo que te preocupe o en lo que te pueda ayudar?”
  5. Dele opciones. La pregunta anterior le ayudará a esclarecer algún problema de actitud, algún mal entendido, que la persona necesita ayuda o simplemente está pasando por algún momento personal difícil. Ofrezca ayuda, tiempo, recursos. Dele una oportunidad pero deje bien claro que se le está dando una oportunidad para mejorar especificando qué es lo que tiene que mejorar.
  6. Tome decisiones. Si el comportamiento persiste, es hora de tomar decisiones. Usted conoce a su empleado, si el tema es que no tiene el perfil adecuado para ese puesto, pero le ve potencial y buena actitud, busque colocarlo en otra área. Si usted determina que no es un elemento que ayudará a crecer a su empresa, despídalo. Eso será positivo para todos.

Siguiendo estos pasos usted estará seguro que hizo lo que estaba a su alcance para remediar la situación y que fue considerado con la persona. Demostrará asertividad y generará respeto de parte de su personal y de sus jefes.

Un Coach Ejecutivo Certificado le ayudará a desarrollar las habilidades necesarias para convertirse en un Líder Humano.SoloTriangulo

 

 

 

 

Cómo Lidian con el Bajo Desempeño los Malos Gerentes

Jueves, 17 de junio de 2010 Sin comentarios

Tratar con empleados con bajo desempeño es una de las responsabilidades más difíciles del líder.


 

espalda Los grandes líderes confrontan los conflictos de desempeño. Dan retroalimentación, coaching y consejos, y si todo esto falla, los verdaderos líderes corren a los que tienen bajo desempeño. Todo es parte de ganarse sus cicatrices como líder.

Desafortunadamente, hay gerentes que, por cobardía,  creativamente inventan todo tipo de excusas para evitar lidiar con asuntos de desempeño.

He aquí algunas de esas excusas:

  1. Hacer equipos. En vez de tratar directamente con la persona en cuestión, llevan a todo el equipo a través de sesiones de “trabajo en equipo” con la esperanza de que el de desempeño bajo sea corregido por el grupo.
  2. Evaluaciones. En lugar de confrontar directamente el empleado, lo pone a hacer una serie de evaluaciones para ver si se da cuenta por sí mismo de sus deficiencias.
  3. Llamar a Recursos Humanos. Buscar a alguien de RH para que se encargue de todos los asuntos relacionados con la disciplina de los empleados.
  4. Transferir al empleado. Pasar al de bajo desempeño a otra área.
  5. Entrenamiento. Pedir al área de entrenamiento que “compongan” al empleado.
  6. Contratar a alguien que haga el trabajo. Sí, está leyendo bien, eso se da con tal de evitar la confrontación.
  7. Promoverlo. Opción aún más ridícula que la anterior, sin embargo se da.
  8. Que le reporte a otro de sus empleados. Le pide a alguien de su equipo que sea el mentor del empleado de bajo desempeño. “Será una buena oportunidad de desarrollo para ti…”, de esa manera “mata dos pájaros de un tiro”.
  9. Delegar hacia arriba. Que el jefe trate con él.
  10. Darle la vuelta al trabajo duro. Es decir, eliminar del trabajo de la persona aquellos elementos en los que no funciona.
  11. Esperar al retiro. El suyo como gerente o el del empleado de bajo desempeño.

Si todo esto falla, esconde su cabeza en la tierra deseando que todo desaparezca. Por supuesto que eso no pasa, pero mientras espera, la moral y desempeño de todo el equipo caerá como un ancla.

¿Se identifica usted con este tipo de gerente? ¡Cambie de inmediato!

En el próximo artículo, escribiré cómo debe el Líder Humano y Eficiente tratar con este tipo de casos.SoloTriangulo

 

Por Carlos Segura
Coach Ejecutivo

Creencias II

Jueves, 10 de junio de 2010 Sin comentarios

“Nada es verdad, nada es mentira, todo es según el color del cristal con que se mira”

Todos tenemos creencias y reglas diferentes que gobiernan no sólo la forma en que nos sentimos acerca de las cosas que suceden en nuestras vidas, sino cómo nos comportaremos y responderemos a una situación dada.

 

atrapada Así, quiénes somos y en quién nos convertimos es algo que depende de la dirección hacia la que nos han llevado nuestros propios valores.

Nosotros mismos tenemos el sistema que “juzga” las circunstancias y dictamina la “sentencia”, todo de acuerdo a las “leyes” de nuestra mente.

Si te preguntan: “¿Te consideras inteligente?” ¿qué responderías?. Al escuchar esa pregunta, tu mente se activa y comienza a establecer qué parámetros son los que califican, según tú, a una persona inteligente, y de acuerdo a esos parámetros contestarías sí o no.

Y si te preguntan: “¿qué es lo que hace que te sientas inteligente? o ¿qué necesitas para ser inteligente?” enunciarías las reglas y criterios que en tu mente describen a alguien inteligente.

Lo mismo aplica para cualquier tema o ámbito de su vida: nuestras creencias y reglas controlan nuestras respuestas en cada momento de nuestras vidas.

¿Y cómo son establecidas esas reglas o creencias? De forma totalmente arbitraria. Como dice Anthony Robbins “son una atolondrada mezcolanza de influencias a las que nos hemos visto expuestos”

Para evolucionar hazte la siguiente pregunta: Las reglas que guían en la actualidad mi vida, ¿siguen siendo apropiadas para la persona en la que me he convertido? ¿Te has aferrado a reglas que te ayudaron en el pasado, pero que ahora te hacen daño?

Y, ¿cómo sabemos si una creencia o regla nos capacita o nos limita? Según Tony Robbins hay tres criterios principales:

  1. Se trata de una regla limitadora si es imposible de satisfacer. Si sus criterios son tan complejos, variados o intensos que no puede usted ganar nunca en el juego de la vida, está claro que esa regla es limitadora.
  2. Una regla es limitadora si algo que usted mismo no puede controlar determina el que se satisfaga o no esa regla. Por ejemplo si un tercero tiene que responder de una forma específica.
  3. Una regla es limitadora cuando sólo le deja unas pocas formas de sentirse bien, y le ofrece un cambio muchas formas de sentirse mal.

Ahora, evalúa tus creencias.

Selecciona un tema determinado, por ejemplo el éxito.

  1. Hazte la siguiente pregunta: ¿Qué tiene que suceder para que yo siente que he alcanzado el éxito?
  2. Escribe tus respuestas, haz la lista tan extensiva como creas necesario.
  3. Ahora piensa, ¿qué tan estrictas o limitantes son esas reglas? Escríbelo.
  4. Identificadas las reglas, pregúntate, ¿cómo las puedo cambiar para hacerlas capacitadoras? Para esto revisa mi artículo “El Juego que Todos Jugamos” publicado anteriormente en http://seguraarmand.org/wordpress/?p=340.
  5. Finalmente, establece un sistema de evaluación que incluya reglas que te permitan satisfacerlas, que te faciliten sentirte bien y te dificulten sentirte mal.

Hay que reprogramarnos, cuando la gente se siente bien, tiende a tratar mejor a los demás y su potencial como ser humano se maximiza.SoloTriangulo

 

 

 

Categories: Coaching Tags: ,

Creencias I

Jueves, 3 de junio de 2010 2 comentarios

Por Carlos Segura

Una creencia es una idea que es considerada verdadera por quien la profesa.

Hace poco leí un libro llamado “Viento del Este, Viento del Oeste” de Pearl S. Buck. Es un libro que recomiendo ampliamente porque te envuelve en la trama y no lo puedes soltar hasta terminarlo.


filtros Pero lo que más me gustó fue el aprendizaje que deja con respecto a las creencias. Cómo en China se tenían ciertas tradiciones y creencias tan arraigadas que la cultura occidental simplemente carecía de sentido para ellos. Los occidentales eran bárbaros.

Hay creencias de diferentes tipos. Un ejemplo es la religión.

¿Qué religión es la correcta? Depende a quién le preguntes: a un católico, a un protestante, a un judío, a un musulmán, un budista, a un agnóstico…

Hace poco vi un par de videos. El primero era de una niña musulmana a la que estaban felicitando en un programa de TV de Irán porque sabía todos los preceptos de la religión y también sabía quienes eran sus enemigos (los judíos).

El segundo video se desarrollaba en Estados Unidos y era de un grupo de extremistas cristianos que le estaban enseñando a niños a odiar a sus enemigos y a contestarles con violencia. Los vestían con uniforme militar y les hacían desquitar su coraje rompiendo cosas con bates y gritando.

En ambos casos, les están inculcando a los niños una serie de creencias que deberán regir sus vidas futuras. Esas creencias se van reafirmando en el futuro a través de hechos que son interpretados como refuerzos de las teorías que han estado viendo. Así, después de un atentado terrorista, comienzan campañas informativas que lo que hacen es reafirmar dichas creencias hasta enraizarlas en la conciencia individual, convenciendo al portador que ESA es la única manera de ver las cosas.

¿Y, a qué viene todo esto?

La idea central es que todos vemos la realidad a través de filtros. ¿Se han puesto alguna vez los lentes en el cine para ver una película 3D? ¿Se han dado cuenta que de un lado tienen plástico verde y del otro plástico rojo?

Esos son filtros que en este caso hacen que con un ojo no veamos los colores verdes y con el otro no veamos los rojos, que en combinación con el formato de la película, hacen que nuestro cerebro crea que las imágenes salen de la pantalla.

Eso es exactamente lo que hacen las creencias con nuestro cerebro. Lo “engañan” para que crea que está viendo, entendiendo o interpretando lo que esa creencia quiere.

Las creencias en muchos casos son subconscientes, y afectan la percepción que tenemos de nosotros mismos, de los demás y de nuestro entorno.

Cuando una creencia se instala en nosotros de una forma sólida, como en el caso de los videos que conté arriba, nuestra mente discrimina aquellas experiencias que no cuadran con ella.

Todos tenemos creencias fuertes que nos apoyan a lograr objetivos y también tenemos creencias limitadoras.

Las creencias se dividen en dos tipos:

Creencias Globales.

que son generalizaciones que hacemos sobre las cosas, el mundo, la vida, etc.

Ejemplos: La vida es difícil. La letra con sangre entra. Si las cosas que valen la pena se hicieran fácilmente, cualquiera las haría (¿recuerdan esto?). La vida es maravillosa.

Reglas.

que son pautas que rigen nuestro comportamiento.

Ejemplos: Si tengo un buen coche, la gente me respetará. Si tengo ingresos fijos, tendré seguridad.

En el próximo artículo, les hablaré de cómo retar esas creencias globales y cómo desafiar esas reglas que tú te has impuesto según tus creencias.SoloTriangulo

Carlos Segura
Coach Ejecutivo