Archivo

Archivo para enero, 2010

Cómo hablar en público

Martes, 26 de enero de 2010 Sin comentarios

De todas las actividades que involucran el exponer o presentar, el 80% de los directivos encuentran el hablar en público la actividad que más nervios les generan.

Los nervios que se derivan de la perspectiva de tener que hablar en público, provoca que mucha gente se congele y no sepa que hacer. A continuación una serie de consejos para prepararse y perderle el miedo a esta actividad.

La primera impresión cuenta

Ya sea que esté presentando un programa de negocios a su jefe o a algunos inversores para recaudar dinero, o que esté promocionando su negocio a un cliente potencial, la primera impresión es muy importante. Puede sonar obvio, pero el poner la presentación en un buen folder puede ayudar. El cómo se ve usted es igualmente importante. Vístase apropiadamente y asegúrese que está limpio y pulcro. Vista algo en lo que usted se sienta bien. Eso ayudará a aumentar su autoconfianza.

Sea Claro

Encima de todo, busque ser claro –el tener una presentación en un paquete grande es una distracción y puede dar la idea de que está tratando de esconder algo. Si su presentación habla de tecnología y tiene que utilizar lenguaje especializado, recuerde explicar ese lenguaje o incluir un glosario. Sea claro en su mente de lo que es interesante, diferente o excitante acerca de su negocio. Asegúrese que no se desvía con los detalles –esto puede evitar que exponga los elementos importantes de su plan o negocio. De la misma manera, escuche cuidadosamente las preguntas y asegúrese que las contesta de manera clara y concisa.


Manejando los nervios

Ya sea que este presentando a un gran grupo o a un solo individuo, su éxito depende de la manera de cómo presenta el mensaje. Sentir algo de nerviosismo antes de dar un discurso es natural y hasta saludable. Demuestra que le importa lo que está haciendo. Pero demasiado nerviosismo puede ser perjudicial. Conozca a su audiencia. Salúdelos con una amplia y cálida sonrisa. Imagínese que se encuentra con un grupo de amigos. Es más fácil hablar con amigos que con extraños.

La práctica hace al maestro

Practique su presentación con alguien con quien se sienta cómodo, como un familiar o amigo. Use esta oportunidad para perfeccionar su técnica y para ver sus áreas de mejora. También aproveche aquellos momentos en donde usted sabe que no tendrá mucha oportunidad de conseguir algo para probar técnicas para cuando tenga que exponer y sí tenga oportunidades.

Como parte de las técnicas que utilizamos los coaches ejecutivos tenemos las siguientes:

Conozca su material. Si usted no está familiarizado con él o se siente incómodo, su nerviosismo se incrementará. Practique su discurso y modifíquelo si es necesario.

Visualícese dando la presentación. Esta técnica es muy importante. Imagínese usted hablando en voz alta y clara. Ayuda también el visualizar a alguien que usted conozca y que sea buen presentador e imaginarse a usted mismo presentando de la misma manera.

Asegúrese que está bien preparado. Haga buen uso de ayudas visuales, ejemplos, tecnología, etc. Practique para que su presentación se vea fluida y profesional.

No se disculpe. Si menciona su nerviosismo o se disculpa por cualquier problema que usted crea que tiene que son presentación, estará atrayendo la atención del público a algo que no han notado. Guarde silencio.

Planee de antemano. Piense acerca de cualquier pregunta posible que pueda surgir y prepare la respuesta. Si surge una pregunta que no pueda contestar de inmediato, sólo diga enviará la información posteriormente.

Como todos los consejos que se han dado en esta columna son fáciles de ejecutar. Sin embargo, lo básico es HACERLO. Pruebe y me cuenta los resultados.

ELOGIE FRECUENTEMENTE

Miércoles, 20 de enero de 2010 Sin comentarios

Una vez más, nos enfocamos en este espacio a la motivación del personal. Este es un simple consejo que aplicado con regularidad seguramente dará resultado.

Elogie frecuentemente a las persones tan pronto como hagan algo bien.

Elógielos cuando sobrepasen los estándares y aún cuando consistentemente cumplan con sus objetivos. La falla más común de los gerentes es el no elogiar. Encuentre el momento en que su personal esté haciendo algo bien y elógielos. No tome su buen desempeño como algo dado. Usted debe motivarlos para mantenerlos activos.


No se guarde sus elogios. Cuando vea usted a alguien haciendo algo bien, asegúrese de que lo elogia. No deje pasar la ocasión o estará desperdiciando una oportunidad muy valiosa de levantar su moral y motivación.

Categories: Consejos Tags: ,

¡Hazte coaching a ti mismo, logra el éxito!

Viernes, 15 de enero de 2010 Sin comentarios

El coaching se trata de estar bien. Se trata de desempeño, de mantener el curso y, al final, de crear y vivir la vida que realmente deseas.

Muchas personas usan coaches para hacer más dinero, ganar la medalla de oro o hacer algo dramático. Eso es divertido y cuando está bien es maravilloso.

Pero, más importante, el coaching se trata de vivir según tus propios estándares. En las palabras de Henry Thoreau, se trata de “marchar al ritmo de tu propio tambor, sin importar que tan cansado o que tal lejos vaya”.

Lo ideal es tener un Coach que lo apoye en conseguir esto, sin embargo también puedes ser tú mismo tu propio coach.


Aquí te expongo algunas sugerencias para que lo logres:

Escribe tus objetivos. Revísalos y re-escríbelos una vez a la semana. Este es un consejo viejo y repetido, pero hay poder y magia en el hecho de escribir tus objetivos en papel. Escríbelos, luego revísalos, piensa en ellos y actualízalos cada semana. Eso sólo te tomará 20 minutos, pero duplicará tu tasa de éxito – ¡garantizado!

¡Destácate! Muchos de los mayores logros en la vida requieren simplemente que nos mostremos, pongamos atención, digamos la verdad, trabajemos duros, demos el extra y hacer lo mejor. El desempeño superior no se refiere al futuro o al pasado. Es hacer un trabajo superior HOY, en el trabajo que tienes enfrente en este momento.

Elimina los distractores. Manten la vista fija. La vida está llena de frustraciones y distracciones. La gente exitosa no tolera las cosas que lo desequilibran, se toman el tiempo para detenerse, resolver el problema y eliminar la distracción de una vez por todas. ¡Permanezca enfocado!

Administra tu entorno. Los que mejor se desempeñan saben que la administración del espacio es más importante que la administración del tiempo y tienen oficinas ordenadas, autos limpios, agendas organizadas y hasta tienen un traje extra en la oficina, por si acaso. Haga su oficina y su casa un lugar donde puede hacer su mejor trabajo.

Lee todos los días. Lee algo útil, retador o divertido cada día. Si ocupas sólo 20 minutos en un libro que te motive, te divierta o te eduque, hará un mundo de diferencia. ¡Te lo aseguro! Proponte leer por lo menos un libro al mes.

Atienda a la “Universidad sobre ruedas”. Escucha CDs educacionales, motivacionales o divertidos mientras manejas. Por lo menos escucha música suave y apropiada, en lugar de escuchar el “terror del día” con las noticias. Llena tu mente con la mejor información que puedas encontrar. Organiza rutinas y utiliza los mejores recursos que encuentres para permanecer en el camino.

¡Hazte coaching a ti mismo, logra el éxito!

Logra tus objetivos, busca un tiburón.

Martes, 12 de enero de 2010 Sin comentarios

Los japoneses siempre han gustado del pescado fresco. Pero las aguas cercanas a Japón no han tenido muchos peces por décadas.

Así que para alimentar a la población japonesa, los barcos pesqueros fueron fabricados más grandes para ir mar adentro.

Mientras más lejos iban los pescadores más era el tiempo que les tomaba regresar a entregar el pescado.

Si el viaje tomaba varios días, el pescado ya no estaba fresco.

Para resolver el problema, las compañías instalaron congeladores en los barcos pesqueros.

Así podían pescar y poner los pescados en los congeladores.

Sin embargo, los japoneses pudieron percibir la diferencia entre el pescado congelado y el fresco y no les gustaba el congelado, que, por lo tanto, se tenía que vender más barato.

Las compañías instalaron entonces en los barcos tanques para los peces.

Podían así pescar los peces, meterlos en los tanques y mantenerlos vivos hasta llegar a la costa. Pero después de un tiempo los peces dejaban de moverse en el tanque. Estaban aburridos y cansados, aunque vivos. Los consumidores japoneses también notaron la diferencia del sabor porque cuando los peces dejan de moverse por días, pierden el sabor fresco…


y ¿cómo resolvieron el problema las compañías japonesas?

Y ¿cómo consiguieron traer pescado con sabor de pescado fresco?

Si las compañías japonesas te pidieran asesoría, ¿qué les recomendarías?
(Mientras piensas en la solución…. Lee lo que sigue):

Tan pronto una persona alcanza sus metas, tales como empezar una nueva empresa, pagar sus deudas, encontrar una pareja maravillosa, o lo que sea, empieza a perder la pasión. Ya no necesitará esforzarse tanto. Así que solo se relaja.

Experimentan el mismo problema que las personas que ganan la lotería, o el de quienes heredan mucho dinero y nunca maduran, o de quienes se quedan en casa y se hacen adictos a los medicamentos para la depresión o la ansiedad.

Como el problema de los pescadores japoneses, la solución es sencilla.

Lo dijo L. Ron Hubbard a principios de los años 50:
“Las personas prosperan mas cuando hay desafíos en su medio ambiente”.


Para mantener el sabor fresco de los peces, las compañías pesqueras ponen a los peces dentro de los tanques en los botes, pero ahora ponen también ¡un Tiburón pequeño! Claro que el tiburón se come algunos peces, pero los demás llegan muy, pero muy vivos. ¡Los peces son desafiados! Tienen que nadar durante todo el trayecto dentro del tanque, ¡para mantenerse vivos!

Cuando alcances tus metas proponte otras mayores. Nunca debes crear el éxito para luego acostarte en él. Así que, invita un tiburón a tu tanque, y descubre que tan lejos realmente puedes llegar. Unos cuantos tiburones te harán conocer tu potencial para seguir vivo y haciendo lo que mejor haces, de la mejor manera posible!!

Y si ya los encuentras en el tanque, déjalos que se muerdan entre si, que no te asusten sus dientes ni sus trampas…tu sigue alerta, pero siempre “fresco”.

Siempre habrá tiburones a donde vayas…

Secretos para lograr cualquier objetivo

Viernes, 8 de enero de 2010 Sin comentarios

Todos tenemos objetivos que son importantes. Van desde dejar de fumar, hasta abrir nuestro negocio propio o criar a nuestros hijos.

Desafortunadamente, la mayoría de nosotros tenemos la experiencia de no ser capaces de alcanzar nuestras metas. A continuación una serie de reglas que le ayudarán a lograr sus objetivos ¡como si fuera magia!.

Defina su objetivo de manera precisa. ¿Qué desea exactamente?, mídalo, póngale un número. ¿Cuántos kilos quiere perder?, ¿Cuánto dinero quiere ganar?
Alinee su objetivo con sus valores. Usted no trabajará por un objetivo que entre en conflicto con sus valores. Asegúrese que sus objetivos son consistentes con sus creencias morales o religiosas y con otros objetivos que usted tiene.
Desarrolle las afirmaciones apropiadas. Una serie de declaraciones positivas y poderosas que describan los beneficios de tener ese objetivo y de cómo se sentirá cuando lo haya alcanzado son esenciales. Escríbalas y repítalas muchas veces ¡todos los días!
Desarrolle razones poderosas para alcanzar sus objetivos. “Si tiene suficientes porqués, encontrará el camino”. Logramos los objetivos que nos emocionan, que estimulan nuestra imaginación. Logramos objetivos que son vitales para nuestra salud, nuestra familia y nuestro futuro. ¡Encuentre muchas razones! Cuando es lo suficientemente importante, usted hará que suceda.
Escriba sus objetivos y sus razones. Escríbalos en tarjetas todos los días. Hay poder, magia y misterio en escribir sus objetivos. Ponga las tarjetas en donde pueda verlas en todo momento del día. Póngalas en el espejo o en su escritorio. Llévelas consigo y léalas una y otra vez durante el día.

Crea en estos secretos y póngalos en práctica. Luego, cuénteme cómo le fue.