Archivo

Archivo para octubre, 2009

No se Estacione en su Zona de Confort

Jueves, 29 de octubre de 2009 Sin comentarios

Todos tenemos un termostato interno con el cual regulamos la temperatura de nuestro cuerpo. Cuando nos da calor, abrimos las ventanas y nos quitamos la chamarra. Cuando baja la temperatura, nos ponemos una sudadera y cerramos las ventanas. La zona de confort es el rango de temperatura en que no está ni demasiado caliente ni demasiado frio; es decir, confortable.

Aplicado al trabajo, su “zona de confort” personal es donde usted está cómodo con lo que está haciendo en su trabajo, su vida y sus experiencias. Es donde no tiene sentimientos de riesgo o ansiedad. Algunos le llaman “estar cómodo”. Otros le llaman “rutina”.

Nuestro termostato interno regula nuestro nivel de ansiedad, miedo o incomodidad. Cuando uno se mueve de los límites normales y existentes de nuestro conocimiento, habilidades, hábitos y actitudes, nos empezamos a sentir ansiosos.

Por ejemplo, doble sus brazos por los codos. Ahora, dóblelos hacia el otro lado. ¿Cómo se sintió?, como que no es natural, ¿verdad? Es por eso que generalmente nos quedamos en nuestra zona de confort. Cuando tratamos algo nuevo, nos sentimos incómodos y frecuentemente nos retraemos.

La seguridad se siente bien.

El problema con esto es que el conservarnos en la zona de confort puede ser muy limitante.

El mundo pasará a nuestro lado mientras estamos quietos. La complacencia, en estos tiempos tan competitivos, puede ser fatal en un negocio y puede limitar el crecimiento personal y profesional. Si no está aprendiendo, trate nuevas cosas y crezca, de lo contrario su trabajo o negocio se puede estar deteriorando.

¿Cómo expandir su zona de confort?

Antes de lanzarse al ruedo tomando riesgos, trate algunas cosas simples.

Cambie de ruta a casa. Haga el supermercado en una tienda diferente. Ordene algo del menú que nunca haya comido. Duerma del otro lado de la cama. Experimente conscientemente.

Permítase sentir como la adrenalina se levanta levemente. Permita que nivel de ansiedad se eleve. Sienta que su corazón y respiración se aceleran. La adrenalina es la droga natural del cuerpo que, con moderación, nos vuelve agudos, creativos y rápidos. Crea la sensación de excitación que viene al hacer algo nuevo. Reconozca que también puede dar temor o stress.

Algo de stress es útil. Mucho puede ser dañino.

¿Por qué querría usted salir de su zona de confort e incrementar su stress? Porque es ahí donde el crecimiento se da. Así como un músculo se vuelve más fuerte con el ejercicio extra, también nosotros crecemos cuando nos salimos de la rutina. Y, como los músculos, una vez que los desarrollamos más allá de nuestras capacidades actuales, no regresan a sus dimensiones originales.

Al tratar cosas nuevas, ganamos confianza. La confianza nos hace sentir poderosos y bien. Y cuando tenemos confianza de que podemos manejar nuevas ideas, nos permitimos tratar más nuevas ideas.

¿Cuál es el límite?

Obviamente, tenemos que ser realistas y administrar nuestros riesgos. La mayor parte de la gente exitosa toma en cuenta las posibles consecuencias de tomar riesgos. Entonces se preparan para manejar cualquier efecto colateral que se pueda dar. Las gentes exitosas toman riesgos, pero no a lo tonto.

¿Cuáles son esas actividades de alto nivel que puedan aportar crecimiento personal y profesional?

Aquí el reto.

Haga una lista de 50 cosas que, si las hace realmente bien, será una mejor persona o tendrá una mejor compañía.

Cosas como:

  • De un discurso.
  • Escriba y publique un artículo.
  • Empiece un programa de ejercicios.
  • Medite diariamente.
  • Enseñe, de una clase.
  • Dele de comer a un indigente.
  • Sea voluntario.
  • Escale una montaña.
  • Aprenda a tocar un instrumento.
  • Tome clases de baile.
  • Busque esa promoción.

Y más…

Ahora, escoja una o dos que quiera hacer en los próximos 90 días. Programa estas nuevas actividades y hágalas. Después escoja una o dos más y vuélvalo a hacer.

Haga del crecimiento personal y profesional un hábito de por vida.

No se estacione en su zona de confort.

Fuente: Gary Lockwood -  Traducción: Carlos Segura

¿Cómo cambiar su vida?

Lunes, 26 de octubre de 2009 Sin comentarios

por Carlos Segura…

En esta vida moderna y sobre todo en la situación actual, llega el momento en que todos nos preguntamos qué sigue en nuestras vidas. Aquellos trabajos en donde nuestros padres laboraban toda su vida y se jubilaban ya no existen. La constante es el cambio y las generaciones de mediana edad estamos atorados en esos dos mundos por lo que se hace necesario reflexionar acerca de nuestras motivaciones y nuestros deseos más profundos.

Aquí, unos consejos para salir del letargo e ir a la acción. ¡Decídase a cambiar ya!

  • Sea claro acerca de su propósito en la vida. Tiene que conocer bien su propósito personal. Esto le dará la dirección y los criterios de decisión para entender lo que es bueno para usted. Su Declaración de Propósito Personal enlaza las pasiones que lo motivan y su misión en la vida.
  • Tenga una visión extravagante. Mientras más arriesgada y grande sea su visión, más lo empujará hacia adelante. Enfóquese en la experiencia que quiera crear. Las visiones extravagantes son contagiosas.
  • No tolere retrasos. Instale apoyos y sistemas a su alrededor para que sus ideas se traduzcan en acciones de manera inmediata. No dependa de otros, pero invítelos a unírsele a su velocidad. Después de todo, usted está indicando el ritmo del cambio.
  • Experimente, experimente, experimente. Mantenga varios experimentos pequeños y baratos al mismo tiempo. Mientras más experimentos, más éxitos. Si las cosas fallan, tómelo con calma y vea qué puede hacer diferente.
  • Sea implacable limpiando su vida. Simplifique su vida para hacer lugar para la energía, el tiempo y el dinero para que el cambio poderoso suceda. Hay que Crear Vacío para hacer espacio a lo bueno.
  • Escuche, escuche, escuche. Obtenga opiniones de otros. Escuche cuál es la pregunta real. Si la gente tiene un problema o pregunta y dice que no puede ser contestada, más razón para lanzarse a hacer que suceda.
  • Tome todas las oportunidades. Este punto se refiere a conseguir que el momentum de su vida sea continuo. Sobre responda a cada oportunidad que esté en línea con su propósito y visión, al menos para verificar de qué se trata. Pero esté listo para salirse cuando sea ineficiente. Recuerde reconocer a las demás personas que estén envueltas en la oportunidad y mantenga las puertas abiertas para futuras sociedades. (No queme los puentes)
  • Sea visible. Cree un perfil de usted para que la gente venga a usted, más que usted tenga que vender su idea a otros. Aunque sólo quiera tener un impacto local, anúnciese usted globalmente. Mientras más expuesto esté, más impacto tendrá. (Hablamos de networking, redes sociales, asociaciones, etc.)
  • Dé y atraerá. Sea muy generoso con su tiempo y atención a otros, alineado con su propósito y visión. La gente responderá de manera maravillosa cuando menos lo espere.
  • Ría fuerte. Disfrute el proceso: cuando está usted haciendo que su visión suceda, usted esta ¡totalmente vivo!

¿Cree usted que esto es difícil de hacer?, ¿verdad que no? Entonces, ¡adelante con el cambio!

Los 12 Errores más comunes de las PYMES

Miércoles, 21 de octubre de 2009 Sin comentarios

El viejo adagio, “La gente no planea para fracasar, fracasa en planear” se vuelve una realidad en los pequeños negocios.

Según un estudio de Dun & Bradstreet, los errores más comunes que cometen los pequeños empresarios son:

  1. Entrar en un negocio por las razones incorrectas.
  2. Recibir consejo de familia y amigos.
  3. Estar en el lugar incorrecto en el momento incorrecto.
  4. El empresario se agota y subestima los requerimientos de tiempo.
  5. Presión de la familia por tiempo y dinero.
  6. Orgullo
  7. Falta de conocimiento del mercado
  8. El empresario se enamora del producto/negocio.
  9. Falta de responsabilidad y conocimientos financieros.
  10. Falta de un enfoque claro.
  11. Demasiado dinero.
  12. Optimista / Realista / Pesimista.

No hay soluciones mágicas que garanticen el éxito. Sin embargo, los siguientes puntos pueden mejorar las oportunidades de éxito.

  1. Desarrolle un plan de negocio.
  2. Obtenga información financiera correcta y a tiempo.
  3. Haga un perfil de su cliente.
  4. Haga un perfil de su competencia.
  5. Entre al negocio por las razones correctas.
  6. No pida prestado dinero a la familia y no les pida consejo.
  7. Haga una red con otros dueños de negocios en industrias similares.
  8. No olvide, alguien siempre tendrá un precio más bajo que el suyo.
  9. Entienda que los gustos y las preferencias de los consumidores cambian.
  10. Manténgase informado de los recursos disponibles.

De ninguna manera tratamos de desincentivar la búsqueda de sus sueños, pero es necesario que el emprendedor se asesore correctamente para tener cubiertos todos los frentes ANTES de hacer la gran inversión.

Artículo tomado del número de Julio del Boletín “Negocios y más…”

4 Consejos para Delegar

Lunes, 19 de octubre de 2009 Sin comentarios

por Carlos Segura…


Uno de los problemas que más se repiten en el mundo gerencial es la falta de capacidad para delegar. Hay gerentes que no están dispuestos a poner en “riesgo” una tarea o su reputación, por lo que desarrollar las tareas ellos mismos o dan órdenes directas a su personal.

Sin embargo, el gerente exitoso es aquel que genera un equipo sólido al cual le pueda tener confianza. Para esto, es necesario saber delegar. A continuación 4 consejos clave para delegar.

1. DEJE EN CLARO QUÉ ES LO QUE ESTÁ SIENDO DELEGADO. “Ve si puedes resolver el problema” no es la mejor manera de delegar. Los gerentes se deben preguntar:–¿Qué trabajo estoy delegando exactamente a esta persona?, ¿Qué autoridad necesita para hacer el trabajo?, ¿Qué resultados espero?, ¿Cómo me informará esta persona del progreso? Tómese tiempo para explicar en detalle qué está siendo delegado y los resultados que espera.

2. OFREZCA EL RESPALDO REQUERIDO.     Dígales a otros empleados que ha delegado el trabajo. Dígales que usted está detrás del esfuerzo y que espera su cooperación. Asegúrese que existen los recursos. Deles soporte si presentan problemas.

3. VERIFIQUE LOS RESULTADOS.     Revise los resultados planeados contra los reales. Identifique las áreas donde se requiere ayuda.

4. MANTENGA UN CLIMA SANO.     Los empleados se deben sentir bien con sus gerentes y la organización antes de que la delegación sea exitosa. A través del ejemplo del gerente se puede crear un ambiente de buena voluntad y cooperación.

Consejos simples y prácticos. Aplíquelos y notará la diferencia.


Consejos Telefónicos para Ganar Negocios.

Viernes, 16 de octubre de 2009 Sin comentarios

El teléfono todavía es el primer punto de contacto con los clientes. Asegure que su personal está actualizado en las nuevas técnicas para contestar.

La manera como su personal contesta el teléfono de la compañía formará la primera impresión de su negocio.

Estos consejos telefónicos asegurarán que los clientes saben que están tratando con un negocio ganador:

  • Conteste todas las llamadas antes del tercer timbrazo.
  • Cuando conteste sea cálido y entusiasta. ¡SONRÍA! Se nota del otro lado de la línea.
  • Algunas veces su voz es la única impresión que un cliente tendrá de la compañía.
  • Cuando conteste, dé la bienvenida cortésmente e identifíquese usted y su organización. Diga, por ejemplo: “Buenos días. Taller de Especialidades. Juan Pérez a sus órdenes. ¿Cómo le puedo ayudar?”. Nadie debe tener que preguntar si está llamando a tal o cual negocio.
  • Hable claramente, mantenga el volumen de su voz moderado, hable lento y claro cuando conteste, de tal manera que el cliente le entienda fácilmente.
  • Controle su lenguaje cuando conteste. No use modismos o tecnicismos. En lugar de decir, “OK” o “Sin problema”, por ejemplo, diga “Ciertamente” o “Muy bien”. Evite las muletillas, entrénese para no utilizarlas al teléfono.
  • Entrene su voz y vocabulario para que sea positivo al contestar, aunque sea un día malo. Por ejemplo, en lugar de decir, “No lo sé”, diga, “Permítame investigarlo”.
  • Tome recados telefónicos completos y exactos. Si hay algo que no entiende o no lo puede deletrear, como un apellido, pídale al cliente que lo repita o que lo deletree. Luego, asegúrese que el mensaje llegue al destinatario.
  • Conteste sus llamadas en un día laboral. Esto no se puede enfatizar más.
  • Siempre pregunte a su interlocutor si está bien dejarlo en espera y no lo deje ahí. Cada 30 ó 40 segundos dele al cliente reportes de progreso. Si es posible ofrézcale opciones como, “La línea está ocupada. ¿Desea continuar esperando o le digo que le llame?”
  • No use el altavoz a menos que sea absolutamente necesario. El altavoz de la idea de que usted no está concentrado en esa llamada, además de dar la impresión de que no es privada. El único momento de usar el altavoz es cuando necesita que más de una persona esté en la conversación.
  • Si usa contestadora para las llamadas que no puede atender, asegúrese que su mensaje es profesional y que le da al cliente cualquier información pertinente antes de que grabe el recado. Cambie su mensaje cada que sea necesario.
  • Entrene a todos los que puedan contestar el teléfono, incluyendo a miembros de la familia si tiene un negocio basado en su hogar. Verifique cómo está siendo contestado el teléfono en su negocio haciendo una llamada. Si no pasan la prueba, revise esta lista con ellos.

Practique, haga pruebas y vuelva a practicar hasta que sea un experto.

Afinidades

Miércoles, 14 de octubre de 2009 Sin comentarios

por Yvonne Armand…

¿Quién te cae mejor, tu papá o tu mamá?, ¿con quién te llevas mejor, con tu hijo mayor, con el de en medio, con el chico?, ¿cuál es tu abuelo preferido?, ¿quién es tu consentido?

Preguntas que nos ponen a temblar, ¿no?

Pero si yo los quiero a todos por igual, ¿cómo crees que no?

Mi corazón es de condominio, hay un lugarcito para cada quien.

Me he dado cuenta que las relaciones familiares son lo mismo que las relaciones humanas, hay quien te cae bien, quien te cae regular, quien te cae mal, quien te cae superbién y quien te cae de la patada. Sin embargo la culpa que nos genera tener esos sentimientos hacia los familiares es muy grande, casi como pecado mortal.

Esa culpa nos ciega y no nos deja ver la verdadera naturaleza de la relación. Por lo tanto no somos capaces de ubicarnos en la realidad y dejar de esperar cosas que nunca podrán ser.

Por ejemplo:

Una mamá que tiene dos hijos, uno es muy afín a ella, se parecen en muchas cosas, tienen los mismos gustos, las mismas aficiones, el amor se da, así fácil, sin más. El otro hijo le causa cierto recelo, no se parece a ella, de hecho se parece a la suegra, es más tiene precisamente ese mirar que tanto le choca, el amor no fluye, se estanca.

A lo mejor un hijo es igual al papá y por ello a la mamá le gusta mucho y a lo mejor el otro hijo se parece a ella y por eso le choca, porque le refleja todos sus defectos.

Todo esto no tiene nada de malo, así es, es la naturaleza, tal cual, los códigos genéticos actuando en pleno.

El gran problema empieza cuando “tengo que quererlo a fuerza” porque es mi hijo, y él, que seguramente me alucina, “tiene que quererme” porque soy su madre.

Ese estigma es cegador y no deja ver que es simplemente la relación de dos personas que no se pueden llevar bien entre ellas y que podrán decidir si quieren echarle ganas a la relación o simplemente dejarla a un lado y buscar cada uno relaciones que los alimenten más y mejor.

Si me empeño en que mi madre me quiera, tal vez pierda la oportunidad de ver en el afuera a otras mil “mamás” que si me pueden dar ese cariño que anhelo.

Si me empeño en que mi hijo me adore, tal vez pierda la oportunidad de ver a otros mil “hijos” que si me pueden amar.

10 Consejos para Escuchar Activamente.

Lunes, 12 de octubre de 2009 4 comentarios

Escuchar activamente es una habilidad. No hay magia e eso, sólo ganas de recibir lo que otro está diciendo.

Como todos sabemos es más difícil de lo que suena, pero una vez que está dispuesto a abrirse más que a las simples palabras, uno tiene acceso a la manera que la otra persona percibe al mundo.

Espere, y luego espere más

Escuchar no es esperar a que la otra persona deje de hablar para que usted comience. Espere dos veces más que lo que usted crea que es cómodo para que ellos se desenvuelvan adecuadamente.

Resista la tentación de contar su historia

Usted se arriesga a eclipsarlos. Espere hasta que ellos pregunten por su opinión antes de ofrecer su historia, y aún entonces, sea breve. Ponga el énfasis en ellos, no secuestre la conversación. “Eso me recuerda cuando yo…”

Haga preguntas

Haga muchas preguntas de los detalles. A las personas les gusta se específicas cuando son cuestionadas. Es demuestra que usted está comprometido y da claridad a la situación.

Sea Honesto

Dígales si no está entendiendo. Ellos preferirán la interrupción a la pérdida de su atención.

Póngase en sus zapatos

No critique o de consejo, sólo vea las cosas desde su punto de vista. Resista el tratar de arreglar cosas.

No sobre reaccione

No se ponga difícil, sea tolerante, sea paciente. No corrija o juzgue. No actúe como si ya hubiera escuchado todo eso antes. Aunque así sea, su historia es única y tiene algo que enseñarle.

Use frases estimulantes

Utilice frases cortas que le dejen ver que está esuchando. “Sí”, “ajá”, “mhh”, “entiendo lo que quieres decir”, todas cortas pero dulces. Escójalas sabiamente e insértelas cuidadosamente y no sólo las repita una y otra vez. Lo realmente estará diciendo es: “Estoy escuchando, continúa.”

Use el humor y la risa

Dé ligereza con una reflexión ingeniosa y humorística. No tenga miedo de reírse de él o de la situación.


Refleje

Periódicamente sumarice lo que se ha dicho. Esto clarificará y dejará claro que está entendiendo. También ayudará a que él escuche lo que ha dicho y profundice.

Decídase a dar

Decida que la conversación es acerca de ellos hablando y usted escuchando. No espere imponer su punto o enseñarle algo: eso vendrá con el tiempo.

Le invito a leer más sobre Saber Escuchar aquí:  http://seguraarmand.org/wordpress/?p=337

Carlos Segura
Coach Ejecutivo


Categories: Coaching, Consejos Tags:

10 Consejos para Resolver Problemas

Viernes, 9 de octubre de 2009 Sin comentarios


“Cualquier problema que pueda resolverse con un cheque no es un problema, es un gasto.”


Deje de defenderse de un problema, mejor empiece a resolverlo. Muchas veces, gastamos más energía peleando con un problema que la que necesitaríamos para resolverlo.

¿Cómo evitamos aceptar los problemas? Entre las técnicas más populares están el evitar, negar, minimizar, culpar y discutir. Todas ellas gastan energía y retrasan la solución.

10 alternativas posibles son:

  1. Identifique cualquier técnica de evasión o defensa que esté usando.
  2. Respire profundo, ríase de sí mismo. Considere lo que le diría a un buen amigo que se esté comportando así.
  3. Acepte el problema. Está aquí. Discutir deseando que desaparezca no lo resolverá.
  4. Recopile los hechos. ¿Qué está pasando exactamente?
  5. Analice la severidad de la situación. ¿Qué tan mala es? ¿Cuáles serán las consecuencias si no se soluciona?
  6. Verifique otra vez para estar segura que no está sobre reaccionando. Utilice la información recopilada en los dos casos anteriores para estar seguro que su respuesta no será excesiva.
  7. Si es posible adquiera las herramientas o habilidades para manejar el problema. Para la leche derramada, la herramienta sería una toalla de papel o un trapo. Para una relación, la primera y más importante herramienta es la honestidad, con usted mismo y con el otro.
  8. Analice cuidadosamente, poniendo su ego a un lado, si puede resolverlo usted solo. Hay cosas para las que necesitará ayuda experta, ya sea de un plomero, carpintero o asesor.
  9. Haga lo que se tenga que hacer para arreglarlo, con o sin ayuda.
  10. Utilice lo que aprendió para hacer un mecanismo de prevención para que no se repita el problema, aunque tenga que hacer cambios en su estilo de vida.

Cuando los problemas están más arraigados, puede ser necesario el apoyo de un Coach, el cual lo apoyará para que usted encuentre los recursos para la mejor solución y le ayude a aplicar los cambios necesarios en su vida.

10 Consejos de Comunicación en la Empresa

Miércoles, 7 de octubre de 2009 Sin comentarios

Los malos entendidos y los problemas de comunicación son unos de los problemas más comunes en las empresas.

Mientras los conflictos son inevitables, no se necesita que echen a perder tu día de trabajo o que te ocasionen estrés. Prueba estos 10 consejos para la resolución de conflictos para hacer tu entorno menos estresante y más productivo.

  1. Sé específico al formular tus quejas o reclamos. “Nunca me invitan a las juntas” no es tan efectivo como decir “Me hubiera gustado que me invitaran a la junta de ventas del pasado jueves.”
  2. Resiste la tentación de involucrarse en conflictos que no tengan que ver con usted o sus responsabilidades. Aunque alguien está claramente mal, permítale a esa persona resolver su situación como mejor le parezca.
  3. Trata de no tomártelo personal. En lugar de una mentalidad “tú contra mí”, visualice un “nosotros contra los problemas”. No es sólo una actitud más profesional, sino que mejorará la productividad y será en el mejor interés de la empresa.
  4. En una disputa o discusión, trata de ejercer la escucha. Antes de explicar su posición, trata de parafrasear y condensar lo que el otro está diciendo en una o dos oraciones. Empiece diciendo: “entonces dices que…” y vea qué tanto entiendes en realidad de la posición de tu rival. Puedes encontrarte que estás en la misma longitud de onda pero tienes problemas comunicando tus ideas.
  5. No siempre involucres a tus superiores en la resolución de conflictos. Rápidamente darás la impresión de que no eres capaz de resolver pequeñas dificultades.
  6. Si una discusión más amplia es necesaria, acuerden primero un horario y lugar para hablar. Confrontar a un colega que está con un cliente o con presión de tiempo es injusto y poco profesional. Tome un tiempo cuando ambos están libres para concentrarse en el problema y su solución.
  7. Saca de la discusión a todo aquel que no esté involucrado en el problema. No trate de continuar con las negociaciones cuando “radio pasillo” puede escuchar cada palabra.
  8. Sé profesional. Recuerda que tienes que preservar una relación de trabajo más que una personal, y tu opinión acerca de un colega es irrelevante. Decir “él entregó tarde la semana pasada” está bien; decir “él es un tonto” no está bien.
  9. Identifica cuando un conflicto no es sólo un conflicto. Si un conflicto se vuelve un tema sexual, racial, étnico o comportamiento inapropiado, eso no es un conflicto, eso es acoso. Toma acción y discútelo con tu supervisor o con Recursos Humanos
  10. Considera buscar un mediador si el problema se sale de control, o si el asunto se torna demasiado emocional para resolver en una discusión uno a uno. En este punto tu supervisor debe ser involucrado. Puedes considerar utilizar un mediador neutral dentro de tu compañía o contratar con consejero o Coach.

Pon en práctica estos consejos y verás la mejoría en la comunicación dentro de tu empresa.


Cómo tratar con personas calladas en las juntas

Lunes, 5 de octubre de 2009 Sin comentarios


Hay muchos tipos de personalidades y un buen líder tiene que aprender a convivir con ellas y a explotar lo mejor de cada una. Existe el tipo de personas que son calladas en general y su opinión no es escuchada con la frecuencia que se quisiera. En gran parte de los casos, estas personas son introspectivas y tienen mucho que aportar a la organización.

A continuación una serie de consejos para que el líder o gerente logre integrar a este tipo de personas.

  • Invítelo a participar manteniendo contacto visual y haciéndoles preguntas directas periódicamente.
  • Use el nombre de la persona cuando pregunte para que nadie más responda.
  • Haga preguntas que la persona pueda contestar para elevar su autoestima.
  • Siéntese del lado opuesto a esa persona para que su conversación pueda ser dirigida a ese individuo.
  • Haga que las personas calladas se sientan útiles. Deles trabajos que incrementen su visibilidad. El rol de secretario asegurará que la persona está presente mientras conjunta las ideas del grupo.
  • Haga un “round-robin” para recolectar ideas. Esta técnica le da a todos la oportunidad de expresar una idea. Quien no tenga ideas puede pasar.
  • Obtenga su opinión en acerca de problemas preguntas que requieran un sí o no. Felicítelos sin que parezca que los está consintiendo si se extienden en sus ideas.
  • Deles un avance de los temas que se discutirán en la junta para que puedan organizar sus pensamientos.
  • Analice sus ideas frente a frente fuera de la junta. Si es necesario exprese sus ideas al grupo dándoles crédito.

Siga estos simples pasos y le sorprenderán los resultados de la valiosa información que estas personas pueden aportar.