Archivo

Archivo para junio, 2009

¿Alguna vez leíste a Stephen R. Covey y sus 7 hábitos?

Domingo, 28 de junio de 2009 1 comentario

por Yvonne Armand

Es muy interesante ver que estos 7 hábitos los aplica a todos los ámbitos de la vida: empresas, familias, adolescencia, niñez, etc. Ha desarrollado una gran cantidad de libros únicamente basado en estos hábitos. Yo misma he tratado de aplicarlos en mi vida y he de decir que en verdad funcionan. Vale la pena revisarlos un poco, ya sea que los tomes al pie de la letra o que los vayas integrando a tu propia cultura, dan resultados positivos.

¿Qué resultados? Covey plantea 3 propósitos: Una visión clara de nuestro destino, un plan de vuelo para llegar a él, una brújula para saber donde andamos (retroalimentación).

Desde mi punto de vista el resultado más importante es poder vivir cada día de nuestras vidas con tranquilidad y por lo tanto, relajados y felices sabiendo que todo está bien. No porque no vayan a presentarse contratiempos sino porque también ellos están contemplados en el plan de vuelo.

Los 7 hábitos son los siguientes. Acuérdate que un hábito es algo que se puede adquirir, dicen los que saben de esto que con 21 días seguidos de hacer algo se vuelve un hábito, así que adelante, manos a la obra.

Hábito 1: Ser proactivo, tener la habilidad de actuar en base a principios y valores más que solamente reaccionar con base en la emoción o las circunstancias.

Todo el día, todos los días estamos expuestos a estímulos ya sean internos o externos que disparan ciertas respuestas en nosotros. Las respuestas que hemos dado hasta hoy han sido resultado de nuestras creencias, dadas por la vida en una cierta cultura familiar y social.

Entre un cierto estímulo y la respuesta que damos, siempre existe un pequeño lapso de tiempo, tal vez segundos, en el que podemos ser capaces de cambiar esa respuesta aprendida y usar otra mucho más asertiva, más en concordancia con quien soy hoy y con los valores que quiero para mí, para mi familia, para mi empresa, para mi país, etc.

Es decir, puedo usar el botón de pausa (respiración profunda) y actuar diferente, ¿o igual? Empiezo a hacer análisis de mis respuestas y empiezo a darme cuenta de si me han servido o no, o que tal vez puedo hacerlo mejor.

Ser proactivo también incluye prever las situaciones que aparecerán en el día. En realidad no es tan difícil puesto que somos seres con rutinas y usamos las mismas palabras día tras día. (¿Cómo te fue?, bien, mmmh, ¿ya está la cena?, tengo hambre, ¿ya llego tu hija?, siempre es lo mismo con ella, seguramente no ha hecho la tarea,…)

Ser proactivo sería incluir ciertas pautas a nuestro día: escuchar nuestro propio lenguaje, crear una cuenta de banco afectivo para cada una de nuestras relaciones (depósitos y retiros de buenos momentos), ser amable, saber disculparse, no juzgar, no criticar, cumplir las promesas, perdonar.

¿Estoy asumiendo responsabilidad por mis actos y por mis emociones?

¿Estoy siendo consciente de mis creencias?

¿Estoy usando el botón de pausa (respiración profunda)?

Habito 2: Comenzar con el fin en la mente. Crear una visión clara y obligatoria del propósito que tiene su empresa, su familia, su vida, etc.

¿En realidad sabemos hacia dónde vamos?, ¿sabemos que queremos? Por lo general la vida nos va llevando desde que somos muy pequeños. Los adultos nos dicen que hacer y qué no hacer, nos dicen que aprender, que estudiar, donde, como, etc. Cuando somos capaces de tomar decisiones, nuestra mente ya está llena de creencias y por lo tanto tomamos esas decisiones en base a lo que nos inculcaron.

Vuelvo a hacerte la pregunta, ¿sabes a dónde vas?, ahora que probablemente seas jefe de una empresa, de una familia, de una mascota, de un árbol, de lo que sea, ¿en realidad sabes a donde se dirigen?

Este hábito está encaminado a que desarrolles un párrafo escrito con la misión de tu vida, de la de tu familia, de la de tu empresa, etc. Lo primero que habrá que hacer es un análisis de tus valores y creencias, jerarquizarlos. Invitar a las personas cercanas a ti a que hagan lo mismo, de tal manera que puedan llegar a una misión común. Te has percatado, por ejemplo, que tu esposa y tú vienen de familias con creencias totalmente diferentes. Ninguno es mejor o peor por ello, solamente son diferentes, ahora que se forma una nueva familia habrá que decidir qué se toma de cada familia y que no y así lograr tener una cultura familiar mejor y más sana.

Como parte del proceso de desarrollo de este hábito será necesario llevar a cabo varias “juntas de trabajo”. Lo pongo entre comillas porque en las empresas esto es muy obvio, sin embargo en las familias esto no sucede y déjame decirte que es increíblemente retador y positivo hacerlas en casa. Estas “juntas de trabajo” deben tener un ambiente de total respeto, un lugar donde todos somos iguales y en donde será necesario que todos expresen sus reflexiones sin posibilidad de ser juzgados. Aquí no hay nada bueno ni nada malo, son solamente diferentes formas de ver las cosas.

Finalmente la misión se dará en base a la jerarquía de valores que logremos tener como comunidad (empresa, familia, etc.)

Dos últimos comentarios acerca de la misión: la misión puede ir cambiando con el tiempo, no es estática; la misión nos servirá como punto de referencia para saber si vamos por buen camino o no, de aquí parte la retroalimentación.

¿Cuál es mi fin en la mente?

¿Cómo me ayudaría un enunciado de misión personal?

¿Cómo me ayudaría un enunciado de misión familiar?

Hábito 3: Poner primero lo primero.

Si desarrollaste el hábito 2 a conciencia, sabrás de qué estamos hablando. Si hiciste tu escala de valores y la jerarquizaste, te habrás dado cuenta de que hay cosas muy importantes para cada uno de nosotros y sin embargo no les dedicamos ni tiempo, ni esfuerzo, las damos por un hecho.

El ejemplo más claro es nuestra pareja. Supongamos que es lo más importante en tu vida (espero que sea así, si no solamente imagínate que así es). Cuando son novios se dan regalos, se escriben cartitas, hacen citas para verse, se arreglan muy bien para verse, etc. Una vez que ya formaron una familia y entran en la rutina del día con día, todo aquello desaparece. Claro que sigue siendo importante, sin embargo nos perdemos en el ritmo de la vida que nos ha tocado vivir y no nos paramos ni un segundo a revisar.

Una dinámica muy sencilla es preguntarte ¿a qué dedicas tu dinero y tu tiempo en un día? Tus respuestas te darán una idea de lo que en realidad estás considerando importante hoy. Y casi puedo asegurarte que tu pareja no está como lo más importante.

Este hábito tiene como objetivo reorganizar nuestros tiempos y lograr dedicar momentos especiales a cada uno de nuestros seres más queridos.

¿Estoy haciendo lo más importante?

¿Qué puedo hacer para tener un mejor enfoque?

¿Cómo puedo ayudar al tiempo familiar semanal o el tiempo uno a uno?

Hábito 4: Pensar Ganar-Ganar.

Por tradición, por cómo nos han educado, estamos inmersos en una cultura de competencia. Siempre se busca y se premia a los que hacen mejor las cosas, esto nos lleva a una mentalidad de ganar-perder o perder-ganar. Dicha mentalidad puede ser útil en algunos casos, sin embargo, en la mayoría de las ocasiones nos beneficiaría mucho más una mentalidad ganar-ganar.

A todos nos gusta ganar, a nadie nos gusta perder. Aquellos que han sido sometidos toda su vida y por lo tanto se han acostumbrado a perder, no es que le guste sino que es lo que saben hacer y prefieren seguir en ese papel de víctima antes que quedarse solos o no pertenecer.

Para poder tener un mejor ambiente ya sea en el trabajo o en la familia, nos beneficiaría mucho más establecer una mentalidad de ganar-ganar. ¿Qué significa esto? Significa que es necesario tratar de solucionar los problemas llegando a acuerdos en donde las dos partes tengan una ganancia. Por supuesto que el proceso no es fácil, habrá ocasiones en el que alguno de los dos tendrá que ceder, y se hará necesario que en la siguiente ocasión sea el otro el que ceda, de manera que el balance final sea de ganadores. Al final lo que creamos es un ambiente en donde todos están contentos y con ganas de cooperar pues saben que cada uno de ellos es importante y su opinión es tomada en cuenta.

Es importante acordarnos que ya tenemos un fin en la mente y por lo tanto todos estaremos buscando lo mismo, todas las decisiones se harán pensando en el mayor bien que está basado en los valores que son importantes para nosotros.

Hay cinco elementos importantes en un acuerdo ganar-ganar: establecer con claridad los resultados deseados, establecer los lineamientos, hacer un análisis de los recursos disponibles, asignar responsabilidades y plantear las consecuencias de no llevar a cabo el acuerdo.

¿En realidad quiero que todos ganen?

¿Estoy abierto a buscar una solución de tercera alternativa que ayude a todos?

Hábito 5: Buscar primero aprender… Luego ser entendido.

Cada uno de nosotros ve el mundo a través de los lentes que nos pusieron en nuestra familia, nuestra comunidad, nuestra sociedad, nuestro país. Es decir, a través de las creencias de nuestra cultura. Esto no quiere decir que yo esté bien en todo o que yo esté mal en todo, simplemente quiere decir que cada uno de nosotros pensamos diferente. Inclusive dos hermanos muy cercanos, que hayan vivido supuestamente lo mismo, ven el mundo de diferente manera.

Este hábito se trata de hacer conciencia sobre este hecho y por lo tanto buscar primero aprender de los otros, entender su punto de vista, reflexionar acerca de su experiencia de vida y al final tratar de que los demás entiendan mi postura.

Habrá ocasiones en que me cueste mucho trabajo entender la forma en que otros hacen o piensan las cosas, habrá ocasiones en que esté muy involucrado emocionalmente, puedo alejarme un momento, platicarlo con otras personas, reflexionado a fondo y finalmente regresar desde otro punto de vista. Te aseguro que el resultado final será muy satisfactorio.

¿Cómo puedo entender mejor a los demás?

¿Cómo puedo hacerme entender mejor?

Hábito 6: Sinergizar.

1+1=3

Es el resultado de sumar la aplicación de los 5 hábitos anteriores, en equipo. Formar el nosotros en lugar de cada individuo. Usar los mejores recursos de cada individuo para llegar al fin común juntos.

¿Cómo y con quién puedo interactuar creativamente para llegar a mejores soluciones?

Hábito 7: Afilar la sierra.

Es como el mantenimiento que necesita cualquier cosa para poder seguir funcionando óptimamente. Requiere de hacer seguimientos constantes y periódicos, requiere de procesos de retroalimentación que han de ser comparados con nuestro plan de vuelo inicial.

En algún momento también será necesario revisar la misión y hacer los cambios necesarios según la etapa de vida por la que estamos pasando.

¿Cómo puedo participar en la renovación personal y familiar para que todos podamos aportar nuestra mejor energía?

¿Cómo ves? ¿Qué tal si lo intentas? Te puedo asegurar que poco a poco iras viendo cambios positivos e importantes en tu vida y en tu ambiente. Así que MANOS A LA OBRA…

¿Conoce usted las Buenas Prácticas en la Administración de Proyectos?

Miércoles, 24 de junio de 2009 3 comentarios

por Carlos Segura

Sin un proceso de administración sano, es casi imposible que un proyecto tenga éxito. Las Buenas Prácticas en la Administración de Proyectos enfatizan las prácticas que permiten al Líder el administrar proyectos de manera consistente.

Planeación Formal y Calendarización

Objetivo:

Facilitar la organización y la comunicación entre los miembros del equipo y asegurar comunicación consistente entre todos los jugadores. Además, un plan formal fija la base contra la cual se va a medir el progreso del proyecto.

Buenas Prácticas:

  • Identificar y documentar las estrategias de mitigación del riesgo y el plan.
  • Crear archivos de proyecto por temas como planes, reportes de estatus, minutas de juntas, etc.
  • Asigne recursos específicos a tareas para identificar a las partes responsables.
  • Determinar quiénes y cuáles son los recursos críticos del proyecto, identificar la ruta crítica y revisarla frecuentemente.
  • Desde el principio, siempre involucre a los usuarios, jefes y patrocinadores relevantes en cada actividad del proyecto. Use herramientas apropiadas para asegurar que el plan está tan completo como es posible.
  • Identifique a todos los usuarios y patrocinadores.
  • Desarrolle calendarios realistas. El plan del proyecto establece la base. El calendario se refina en base periódica para incluir actualizaciones conforme datos adicionales del proyecto aparecen.
  • Conduzca una revisión formal de colegas como una manera muy efectiva de tomar experiencias de otros equipos.

Seguimiento y Reportes

Objetivo:

Hay que reportar el progreso del proyecto y facilitar la comunicación entre todas las partes involucradas.

Buenas Prácticas

  • Hacer juntas semanales o quincenales con el usuario, el patrocinador y la administración para comunicar el estado del proyecto.
  • La comunicación directa hace más fácil el obtener compromiso y obtener respuesta inmediata si sale cualquier contratiempo.
  • Asegurar que los datos usados en los diferentes reportes proceden de una misma fuente y mantienen la integridad.
  • Reporte el estado del proyecto contra el plan acordado. Como guía, este estado debe incluir tareas/hitos cumplidos, temas que requieran atención, comentarios de los siguientes pasos, cualquier cambio en los planes, tiempos y costos actuales y los no considerados.
  • Distribuir minutas del estado, particularmente en proyectos donde hay muchos participantes.

Identificar Problemas Abiertos para Resolución.

Objetivo:

Implantar y administrar el proceso para detectar, dar seguimiento y resolver los problemas abiertos.

Buenas Prácticas

  • Asignar números de control a los problemas.
  • Dar seguimiento al estado de cada problema.
  • Asignar cada problema a un individuo para su seguimiento y resolución.
  • Actualice los planes de proyecto, lista de tareas y responsables semanalmente, revalidando los planes antes de su publicación.
  • Avise a las partes interesadas de cualquier impacto en el calendario.
  • Premie la resolución de problemas de tal forma que enfatice la resolución proactiva de problemas contra la reactiva.

Escalamiento

Objetivo:

Obtener de la Dirección la aprobación de recursos adicionales, ayuda, autorización para actualizar el proyecto o inclusive, su cancelación.

Buenas Prácticas

  • Identificar el nivel de escalamiento requerido para cada problema dado.
  • Estar consciente de presiones políticas, prioridades, ramificaciones y sensibilidades del proyecto.
  • Para cada escalamiento entender la prioridad del proyecto y determinar tiempo de respuesta requerido, investigar soluciones alternativas, definir qué apoyo se requiere de la Dirección, usar influencia y la red para facilitar la resolución.
  • Administrar la implantación de la solución después del escalamiento.
  • Comunicar claramente el impacto y el resultado a la Dirección, los patrocinadores y el equipo.

Si desea conocer más al respecto comuníquese con nosotros, somos expertos en administración de proyectos y podemos asesorarlo.

Cómo Mantener Seguro el Mayor Activo de su Empresa: SU INFORMACIÓN

Martes, 16 de junio de 2009 1 comentario

por Carlos Segura

¿Conoce usted las amenazas y riesgos del activo más importante de su organización, después de su personal?

¿Sabe usted cómo proteger su información?

El objetivo es mantener la confianza de nuestros clientes asegurando la privacidad y confiabilidad de la información.
La privacidad se refiere a que la información sensitiva está protegida

La confiabilidad se refiere a que la información es exacta, está completa y disponible.

Sin un correcto manejo de la información, su empresa está en riesgos de carácter: financiero, legal, contractual, de imagen y con sus clientes.

Los 3 atributos de la información que debemos medir y controlar:

  • Confidencialidad: la información es compartida sólo entre personal autorizado.
  • Integridad: la información es exacta y completa.
  • Disponibilidad: la información está accesible cuando se necesita y por quien la necesita.

El Director General tiene la responsabilidad primordial de garantizar la seguridad en la información. Él debe:

  • Administrar el riesgo
    • Asegurarse que todos los gerentes tienen presente el tema.
    • Entender el riesgo de Internet
  • Administrar al personal
    • Hacer a los gerentes responsables de practicar los fundamentos de la SI
    • Hacer verificaciones periódicas de empleados, personal temporal, consultores y proveedores
    • Asegurar que todo el personal conozca los lineamientos de SI
    • Estar conscientes de las tácticas de la Ingeniería Social
  • Asegurar ambientes de trabajo seguros
    • Reforzar políticas de “escritorio limpio”
    • Tener suficiente seguridad física
    • Proveer métodos para deshacerse de documentos

Las herramientas que se tienen son:

  • Conocer y clasificar de la Información – pública, interna, confidencial
  • Definir perfiles de acceso – quién puede acceder a qué información
  • Establecer mecanismos de control – políticas, bitácoras, control de acceso, contraseñas
  • Reglamentar el uso de las Tecnologías de la Información – no permitir SW pirata, instalación de anti-virus, contraseñas
  • Respaldar la información periódicamente

Las acciones variarán de acuerdo al tipo de negocio, pero en todos hay información qué proteger. Comience por identificar esa información cualquiera que sea el formato en que se encuentra (papel, grabaciones, microfichas, faxes, discos duros, USB, etc.). Una pérdida de información valiosa, o peor, una alteración de la misma, le puede ocasionar serios problemas a su negocio.

La Fórmula del Éxito

Miércoles, 10 de junio de 2009 1 comentario

por Carlos Segura

Las 25 reglas más importantes para alcanzar el éxito en la vida privada, así como en el trabajo. El secreto radica en aplicarlas con todo el rigor de su sentido.

Todos queremos tener éxito en la vida, lograr algo que nos haga enorgullecernos. (¿Cómo es que unos lo logran y otros no? ¿Existe una fórmula secreta para los triunfadores, o es sólo una casualidad, un capricho del destino?

La verdad es que el éxito siempre funciona según un patrón similar, tanto en la vida privada, así como en el trabajo. Únicamente hay que saber cómo sacar lo mejor de sí mismo, siguiendo los principios del “self-management”, como lo llaman los expertos modernos de la planeación de la vida.

No importa si pretendemos una súper carrera o un matrimonio feliz. O por qué no, también tal vez ambas cosas. Sólo hay que practicar un par de reglas muy sencillas y descubrir el potencial que cada uno de nosotros llevamos dentro.

1. Desarrolla fuerza de voluntad

El éxito sólo llega a la persona que aspira a lograr tenerlo. No esperes que alguien te descubra, descúbrete tú mismo. Di: yo quiero, yo puedo, yo hago, yo logro. El éxito nunca nos llega caído del cielo. Debe ser aspirado, elaborado y conquistado con concentración.

2. Fíjate en los demás y aprende

Aprende de aquellos que tienen éxito. (¿Qué es lo que hacen diferente que tú? En la mayoría de los casos, su éxito no esta basado en trucos ni en la casualidad, sino que en algo que cuesta esfuerzo; entrenamiento, empeño, constancia, entrega y valor para tomar responsabilidades y reconocer errores.

3. Persigue tus metas

Cada éxito comienza con una idea. Formúlala, no la sueñes únicamente. Desarrolla ideas de tus metas, esto le dará fuerza a tu voluntad. Primero descríbelas con mucha precisión en tus pensamientos. Luego apúntalas, qué es lo que quieres alcanzar y cuándo. Debes ajustarte a este itinerario y ponle palomitas a cada punto realizado y logrado. Cuando te atoras, trata de averiguar cuál fue el problema. Haz un nuevo intento, pero no pierdas nunca la meta de la vista.

4. Pon prioridades en tu vida privada

Todos podemos tener éxito en diferentes papeles: en nuestra relación de pareja, como hombre o mujer de negocios, como coleccionista, aficionado al deporte, a la belleza. Ser el primero en todos los renglones no es posible. Apunta qué es realmente importante para ti. Concéntrate en lo esencial. Quien se distrae en miles de cosas, ya esta programado para el fracaso.

5. Pon prioridades también en el trabajo

Trata de que tu jefe o compañero sea eficiente al apoyarlo siempre. Si él es buena persona, persigue las mismas metas que él. Si no lo es, trata de perseguir las metas que el podría alcanzar si fuera mejor. Entonces pronto lo reemplazarás.

6. Haz un plan

Prepara un plan profesional. En la noche apuntas lo que tendrás que hacer en la mañana siguiente. Para asuntos a largo plazo, apúntalos. Prepara lo que sea necesario con anterioridad, ya sea una plática, una fiesta o una fecha especial.

7. Aprende a decir no

En muchas ocasiones eso es incómodo y penoso, pero sólo en el momento en que hay que negar algo a alguien. “Ser siempre condescendiente y simpático” es trabajo extra que nadie logra por mucho tiempo. Además, nadie paga por eso.

8. Tú tienes buenas cualidades

Haz una evaluación de ti mismo: ¿cuáles son mis cualidades?

¿Las estoy aprovechando al máximo? ¿Estoy haciendo suficiente propaganda para mi mismo? ¿He llamado la atención de mi jefe? ¿Realmente conoce mis aptitudes? Luego hay que reflexionar sobre nuestras debilidades y tomarlas en consideración, pero honestamente. Quien se esta mintiendo a si mismo, nunca alcanza la meta por puro miedo.

9. Cuida tu tiempo

Trabaja en forma eficiente. Trata de saber cuáles son tus horas más productivas y creativas. Estas horas doradas no las vayas a desperdiciar con comidas largas, llamadas telefónicas personales, asuntos innecesarios o con charlas insignificantes. Los asuntos de rutina sólo hazlos si de todos modos estás perdiendo energía. Fíjate dónde estás perdiendo el tiempo, por ejemplo en buscar documentos, llaves, registros, etc. Pero siempre ten suficiente tiempo para pensar, para relajarte y para amar.

10. Analiza todo

Pregúntate siempre: esto y aquello, ¿realmente será necesario en esta forma? No creas que porque algo siempre ha sido hecho de cierta forma, esta es la única forma o bien la correcta. No necesariamente tiene que seguir siendo así.

11. Se maestro de tus tensiones

Trata de analizar que te está causando tensiones: ¿demasiado trabajo? ¿los compañeros de trabajo? ¿Poco reconocimiento por parte del jefe? Es muy importante desarmar las dudas y los fantasmas sobre nosotros mismos. No tengas miedo ante alguna riña o de quedar en ridículo. Mejor di: no lo logré y lo intentaré de nuevo, a no me atreví a hacerlo o a decirlo.

12. Acepta las tensiones si no puedes hacer nada en contra de ellas

Si tienes que ser altamente eficiente, disfruta el estado de ser bueno. Esto se puede aprender: en el deporte físico o mental y en el trabajo. Hasta al solucionar un simple crucigrama.

13. Muévete

Quien desea lograr algo especial, debe ser activo. Haz ejercicios, ve a nadar, mantén tu cuerpo, tu espíritu y tu alma en perfectas condiciones.

14. Piensa en forma positiva

Cierto, es un cliché, sin embargo por medio de los pensamientos negativos, las preocupaciones constantes y el pesimismo no es posible mejorar la calidad de nuestra vida. Acepta los retos, busca soluciones y cree en ti mismo. Di: aun quiero más.

15. Se firme en tus decisiones

A veces malgastamos nuestro tiempo y energía, o tomamos una decisión demasiado pronto y no reflexionamos lo suficiente.

De manera que :

  1. Aclara el problema, piensa cuál debe ser el resultado.

  2. Checa lo que esta a tu disposición. Si requieres de mas datos, trata de conseguirlos inmediatamente.

  3. Consulta a todos los que están involucrados en el asunto.

  4. Apunta las posibilidades.

  5. Clasifica los pros y contras.

  6. Toma un decisión.

  7. Observa que las decisiones sean llevadas a cabo, porque de otra forma todos los preparativos han sido inútiles. Si es necesario, ponte furioso.

16. Delega

Si eres jefe o pareja, cede trabajo. Transfiere responsabilidades y autoridad a otros. Así podrás controlar mejor que las cosas anden debidamente. Aunque aparentemente no tendrás nada que delegar, adopta el principio. Aprovecha la inteligencia y la energía de otras personas en favor tuya.

17. Fomenta a otros

Anima a los que están cerca de ti, enseña algo a tus compañeros de trabajo, a tus amigos, hijos. Trata de que reine un ambiente agradable. Haz lo que sirve a todos, también te hará feliz a ti.

18. Hazlo ahora mismo

No dejes para mañana los asuntos desagradables. Mejor una solución, que situaciones no claras. Lo que te parece bueno, hazlo inmediatamente.

19. Escucha a los demás

Aprende de los conocimientos de los demás. Sé curioso al escuchar otras opiniones, reúne controversias. Escucha a los demás antes de hablar tu mismo. Nunca interrumpas a otras personas. Es importante que escuches muy bien al hablar con tu jefe, cómo y cuándo desea ser informado. De manera detallada, o muy corta, sólo por las mañanas, nunca malas noticias el viernes. No lo olvides.

20. Se astuto y previsor

Planea cómo puede y debe transcurrir un asunto, como va a transcurrir y dónde podrá haber problemas. Esto te puede ahorrar semanas de esfuerzo, tiempo y energía. Toma en cuenta los riesgos, parte de la posibilidad más negativa. Entonces será difícil que algo te salga mal.

21. Ten confianza en tus sentimientos

La inteligencia no lo es todo. Escucha tu voz interna. Los sentimientos reprimidos te bloquean. Di lo que podrá parecer “una locura”, ya que en muchas ocasiones las ideas grandes y geniales surgen como “una locura”.

22. Se modesto

Las personas activas, las más eficientes, son aquellas que no se sienten demasiado orgullosas y cobardes para admitir errores. Toma consejos, aprende de las críticas. La gente exitosa se reconoce por su habilidad de saber aguantar.

23. No seas modesto

¿Cómo? Sí. Se pretencioso en tus perseverancias. “Think big“, piensa todo un número mas grande, aún aquello que parezca no poderse mejorar. No permitas que otros te saquen del concepto ni que roben tus sueños. ¡Lucha sin cesar!

24. Elogia a los demás y demanda elogios para ti mismo

No te canses nunca en admirar a los demás si han trabajado bien. Pero también hazlo saber, si el éxito se debe a tus esfuerzos.

25. Nunca tengas miedo que no podrás con todo

Cuando reina el caos, permanece tranquilo. El verdadero fuerte de las personas exitosas es la calma cuando todos los demás están nerviosos.

Auditoría en tiempos difíciles.

Martes, 9 de junio de 2009 Sin comentarios

por Carlos Segura

Los negocios son caóticos.

Los tiempos son difíciles.

He aquí un ejercicio rápido. Juegue…imagine: Hoy, cuando usted se levantó se encontró un sobre certificado en su correo. Usted fue seleccionado como el ganador de un gran premio. Usted recibirá $1440 diariamente por el resto de su vida. No hay condiciones. Usted lo puede gastar de la forma en que lo desee, pero debe gastar hasta el último centavo diariamente. Lo que quede al final del día estará perdido para siempre. $1440, ¿cómo lo gastaría?

En lo que piensa en su respuesta, cambiemos un poco el paradigma, en lugar de $1440, hagámoslo con 1440 minutos. Eso es lo que usted tiene cada día. ¿Cómo lo gasta? ¿Qué es lo que hace con su recurso más precioso, su tiempo? Cuando considera su día laboral, ¿está usando su mayor activo sabiamente? Durante tiempos económicos difíciles invertir el tiempo sabiamente puede ser el mejor servicio que le está haciendo a su negocio. En tiempos duros los negocios deben mirar a lo que hacen cada día desde dos perspectivas:

  1. La perspectiva del “Tiempo Presente” está regida por tomar las riendas, controlar costos y eliminar personal donde se pueda.
  2. La perspectiva del “Tiempo Futuro” está regida por las circunstancias actuales que pueden impactar significativamente la manera en que funciona el negocio cuando los tiempos cambian.

La manera como una organización utiliza el tiempo para considerar todas las piezas del rompecabezas del negocio es realzada en los tiempos difíciles.

  • ¿Tiene usted un plan para asegurar que usa su tiempo de manera efectiva? Si [ ] No [ ]
  • ¿Conoce usted sus indicadores de negocio lo suficiente para saber cuándo cambiar? Si [ ] No [ ]
  • ¿Está haciendo lo suficiente en los tiempos difíciles para asegurar un futuro sólido? Si [ ] No [ ]

Sea honesto, si se le diera tiempo para sentarse a pensar, ¿lo haría? ¿Sabe acerca de qué pensaría? ¿Tiene a alguien que valide sus pensamientos y lo ayude a explotar las mejores ideas? Hemos creado la Auditoría en Tiempos Difíciles para direccionar su pensamiento y asegurar que su negocio no sólo sobreviva la recesión, sino que de hecho crezca. Podemos ayudarle a pensar, y asegurar que su tiempo es usado correctamente. La recesión no va a durar para siempre, y sólo unas pocas compañías saldrán mejor que como entraron. Llámenos (55) 5651-8039 o envíenos un correo electrónico a contacto@seguraarmand.org. También puede acceder a la página de Segura Armand Consultores www.seguraarmand.org.

Puede tener personal viendo a la perspectiva del “Tiempo Presente”. Puede estar muy enfocado a ahorrar cada peso y perdiendo la visión de lo que necesita el cliente. La visión es clara, alguien comprará en tiempos difíciles y alguien venderá en tiempos difíciles. La Auditoría en Tiempos Difíciles asegura que usted utiliza su tiempo haciendo las cosas correctas.